martes, 21 de febrero de 2017

FOSFORITO: EL GENIO PONTANÉS DE LA MUSICA


(Dedicado con todo mi afecto al maestro Carlos Ledermann, por su quijotesca lucha, al otro lado del charco, para la consideración  artístico musical del Flamenco).    
             

                  (Estatua realizada por el joven escultor e imaginero pontanés Jesús Gálvez Palos)                               


      Todavía son muchos los que, a esta altura de la película jonda, en sus reflexiones y divagaciones flamencas, establecen una clara distinción entre cante y música, entre cantaores y músicos. Cómo si el Cante Flamenco no fuese más que un sentimiento primitivo, desprovisto de los instrumentos, técnicas y materiales- sonoros, literarios y expresivos- imprescindibles para convertirlo, a través de un proceso vivencial e intelectual, en uno de los ARTES MUSICALES más asombrosos creados por el ingenio humano. Una creencia emanada desde el propio mundo del Flamenco -aficionados, artistas, flamencólogos e intelectuales anquilosados en la prehistoria flamenca-, como consecuencia de una visión, interesadamente, sesgada e ignorante, producto de una época e ideología, desgraciadamente, aún no superadas.  Circunstancia que, junto a otros factores, continúa imposibilitando el reconocimiento-social, cultural…- que este singular ARTE MUSICAL merece en este país.  Un reconocimiento ganado en buena lid por centenares de artistas flamencos -cantaores, guitarristas y bailaores- gracias a su talento natural, cualidades, sacrificio, esfuerzo y dedicación.  

      Nos viene a decir, más o menos, el refranero popular aquello de que “si quieres que te quieran como eres, quiérete y acéptate primero a ti mismo”; bien, pues empecemos, de una vez, los flamencos a querernos tal y como somos, a reconocer y valorar en su justa media este increíble ARTE MUSICAL que custodiamos. Será el primer paso para, sobre todo aquí en España, situarlo en el lugar debido. Una magnifica manera de comenzar, sin duda, sería considerar a las figuras más sobresalientes de este ARTE MUSICAL como lo que son: GENIOS DE LA MÚSICA. Así, sin más, pero sin menos. Si, por ejemplo, de manera aleatoria, en cualquier localidad andaluza, les preguntara a cien personas por cinco genios universales de la música, estoy seguro que la inmensa mayoría no irían más allá de los consabidos Mozart, Beethoven, Enrique Caruzzo, Lous Amstrong o Michael Jackson. ¿Dónde quedarían -les volvería a preguntar- los Chacón, Antonio Mairena, Pastora, Pepe Marchena o Fosforito? En el supuesto- esa es otra- de que los conozcan, no dudo de que me espetarían algo así como que “ah bueno, claro, pero esos son cantaores…”. Es decir: que sí, que son genios, pero del Flamenco, NO de la música.

      Toda esta perorata, estimados lectores, viene motivada por mi interés en hablaros del maestro Fosforito, tras concluir un año de múltiples y diversos reconocimientos con los que en Puente Genil le hemos honrado, como lo que realmente es: un genio universal de la música. Un genio que, como tantos otros, no lo tuvo nada fácil en sus comienzos. Para muestra, el contenido de esta entrañable misiva- recuperada por el musicólogo gallego Faustino Núñez el pasado mes de junio- enviada por el maestro al Ayuntamiento de Córdoba en 1956 para poder concursar en el Concurso Nacional de Arte Flamenco, que supuso el comienzo definitivo de su alzamiento en los altares de los más grandes del Cante:




 “Antonio Fernández Díaz, domiciliado en Pósito 4, Puente Genil, solicita del Excelentísimo Ayuntamiento de Córdoba, dieta que le permita desplazarse a dicha capital para formar parte en el Concurso Nacional de Cante Jondo, ya que carece de los medios económicos suficientes para el caso, acompañando testificado que así lo acredita expedido por el Ayuntamiento de Puente Genil.
Es gracia que espero alcanzar de ese excelentísimo Ayuntamiento”.
                                                                                               ANTONIO FERNÁNDEZ


      Mas vayamos, para situarnos, por partes, y veamos las definiciones, proporcionadas por el nada sospechoso Diccionario de la Real Academia Española, de arte, música y genio:  

-ARTE: Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

-MÚSICA: Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegremente, ya sea tristemente.

-GENIO: Capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables.

      Atendiendo a estas definiciones, qué duda cabe que el Cante Flamenco es un ARTE MUSICAL. Es una actividad humana (no surge, misteriosamente, de razones incorpóreas o troncos negros del faraón) mediante la cual se interpreta (se canta) lo real (vivencias, experiencias, sentimientos…) con recursos lingüísticos (letras) y sonoros (melódicos, armónicos y rítmicos) de la voz humana y/o de los instrumentos, produciéndose, conmoviendo la sensibilidad (la pasión), deleite, ya sea alegremente (Alegrías o Bulerías) o tristemente (Seguiriyas o Soleares). Asimismo, de GENIOS habrá que calificar a aquellos de sus protagonistas (cantaores) con la capacidad extraordinaria y adecuada para crear o inventar cosas nuevas y admirables. Y Fosforito, indudablemente, es uno de los escogidos genios del Cante, y, por ende, como acabamos de explicar, de la MÚSICA. ¿En qué capacidades extraordinarias ha destacado el maestro? ¿Qué cosas nuevas y admirables ha creado o inventado en el Cante, es decir, en la MÚSICA? 

       En primer lugar, en Fosforito ha confluido dos dimensiones muy claras que fundamentan su genialidad. Por un lado, unas extraordinarias cualidades y calidades cantaoras, y, por otro lado,  una formación intelectual, forjada de manera autodidacta, que lo ha convertido en todo un erudito en el conocimiento del Arte Flamenco desde diversas perspectivas: la histórica, la musical y la literaria.

           En segundo lugar, Fosforito es quizás el más completo cantaor de todos los tiempos. No conozco a un cantaor de su categoría que haya grabado tantos, y variopintos, estilos de cantes de una manera tan sobresaliente. Si echamos un vistazo a su increíble y extensa discografía- por cierto, a ver cuándo la Junta de Andalucía se rasca el bolsillo y la edita completa, con el correspondiente análisis didáctico - observamos que aparecen la amplia mayoría de los cantes, con sus variantes, representando toda una enciclopedia jonda de la que obligatoriamente debe beber todo aficionado y artista que se precie. Con sus Malagueñas, Granaínas, Bulerías, cantes de Levante, Seguiriyas, Soleares, Tonás, Tangos, Fandangos, Cantiñas, Peteneras, Abandolaos, Bamberas, Villancicos, Serranas, Livianas, Garrotín, Farruca, etc…, nos encontramos ante un increíble, y sin parangón, patrimonio musical jondo para el disfrute de toda la humanidad. 

         En tercer lugar, hablar de Fosforito es hacerlo de un músico superdotado. Es hablar de música elevada a la enésima potencia, de OBRA MAESTRA, como lo atestigua su afinación milimétrica, su memoria musical inacabable para retener innumerables y complejas líneas melódicas, su impresionante sentido rítmico y su exhaustivo conocimiento de la guitarra y, por tanto, de la armonización de los cantes. 

        En cuarto lugar, no ha habido en la historia del Cante un cantaor con el ajustado equilibrio entre calidad musical y expresividad de Fosforito.   El Cante, además de interpretarlo con calidad desde un correcto dominio de los parámetros musicales -afinación, ritmo y dicción-, hay que saberlo expresar, transmitir, y en esta difícil conjunción, a mi entender, es el más grande. Todo su cuerpo -gestualidad corporal, manera de sentarse en la silla (en la puntita, queriendo dominar el escenario desde el primer minuto)- y elegantísima vestimenta, el maestro lo ha puesto al servicio de la transmisión jonda, creando una estética muy, pero que muy personal, desconocida hasta que él apareció.  
  
         Y en quinto lugar, debemos destacar su creatividad, su aportación personal al acervo musical del Cante Jondo. Gracias a su peculiar concepto melódico/rítmico de la interpretación musical, observamos un punto de inflexión en cantes como:  la Soleá -con su inigualable recreación de los estilos Apolaos-, las Cantiñas -con esa vitalidad rítmica y melódica que le aportó-, la Petenera, el Taranto, el Villancico Flamenco y, cómo no, en nuestro querido Zángano. Es decir, el maestro engrandeció y mejoró, como si tuviese una barita mágica, todo lo que tocó. 

       A todo esto, hay que añadir que el maestro es  la actual Llave de Oro del Cante, el máximo galardón y reconocimiento que el mundo del Flamenco otorga a sus protagonistas. No soy muy amigo de este premio; si analizamos su historia, nos encontramos con circunstancias claramente turbulentas y muy cuestionables, que lo devalúan considerablemente. No obstante, hay cierta unanimidad-algo rarísimo en este complejo mundo- entre artistas, aficionados e intelectuales en considerar a esta Llave como la mejor dada. A don Antonio Fernández Díaz Fosforito no se le entregó, hace unos años, La Quinta Llave de Oro del Cante en una juerga flamenca, por amiguismo, por una estrategia previamente fijada para encúmbralo artísticamente o por motivos políticos, sino, ante todo, por sus cualidades cantaoras e impecable trayectoria artística.  


Concluyo con una reflexión dirigida a mis paisanos, fundamentalmente a aquellos que, cansinamente, ponen el grito en el cielo en las redes sociales cada vez que se menciona al maestro, cuestionando, sin argumento alguno, su calidad artística y pontaneísmo. Con relación a lo primero, ha quedado sobradamente explicado en este artículo -solo hace falta corroborarlo con un buen oído y muchísimas horas de escucha-; añadir, lo orgulloso que me siento como pontanés de que uno de mis paisanos sea uno de los más grandes y universales GENIOS DE LA MÚSICA. El Flamenco, a ver si nos enteramos de una vez por todas, es un ARTE MUSICAL de primera magnitud y de la misma categoría- así es apreciado en países culturalmente muy fecundos y activos como EEUU, Inglaterra o Francia- que la Música Clásica, el Jazz o el Bel Canto.   Con relación a lo segundo, soy muy claro -y generoso- : reto -invitando a una suculenta cena o almuerzo en Casa Pedro (santuario gastronómico pontanés) a quién me lo demuestre- a que alguien me presente un escrito, recorte de periódico, grabación, etc…, en el que Fosforito reniegue de su amado Puente Genil. Los interesados en degustar, de gañote, la exquisita cocina de nuestro ilustre Pedro, enviadme, por favor, la prueba del delito a alvaropeman@hotmail.com .     
                                                                             

                                                                               SALUDOS FLAMENCOS
                                                                         Álvaro de la Fuente Espejo




                                                       (Soleá Apolá de Fosforito)




                                                                (Alegrías de Cádiz)






                                                          (Zángano de Puente Genil)



6 comentarios:

  1. Del maestro fosforito, para my y como cantaor aficionado que soy, fosforito es y sera una fuente de flamenco, donde todos los aficionado/as al flamenco, debemos beber y como no, acordarnos de otro maestro Cordobés de Posadas y para my y respetando a todo el mundo,Otro caudal de cante es, LUIS DE CÓRDOBA y muchos artistas mas, me faltaria sitio para nombrarlos.......Un saludo muy flamenco.......

    ResponderEliminar
  2. Que el amigo Antonio Fosforito tiene una enorme personalidad flamenca, nadie lo duda. Es largo, como indica Álvaro, pero todos los cantes los hace a su manera. Ayer mismo me recordaba Manolo del Rosal, fundador de la Peña El Mirabrás, la maravilla de "caracoles" que dejó grabados Antonio en uno de los discos de la bailaora Manuela Vargas, y me indicaba mi paisano:
    -Unos caracoles como ndie los había hecho hasta entonces.
    Por eso hay que ponerlo en el nivel de "creador", como en su día lo fueron otras figuras ya históricas.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, José Miguel. Y por supuesto que Luis es otro de los grandes. Muchas gracias por comentar. Saludos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Poco se puede añadir de lo dicho por Álvaro a las excelencias musicales y cantaoras del maestro Fosforito, salvo señalar la gran calidad humana que tiene y redundar en su maestría: Un sabio del Flamenco y para mí, técnicamente, el mejor cantaor de la Historia del flamenco y Llave de Oro del Cante Flamenco como “necesidad de referencia y ejemplo” para los artistas flamencos. Sin olvidar su capacidad de transmitir y de emocionar y su enorme expresión corporal y sentido del ritmo con el que ha sido capaz de recrear, engrandecer y rematar en tantos cantes como ha enumerado Álvaro y alguno más.
    Incompresible, a pesar de eso del “nadie es profeta en su tierra”, que haya quien lo cuestione en Puente Genil, su pueblo al que siempre llevó en su memoria y del que siempre habla glorias y que, como decía hace poco mi paisano Paco Canela, no tenga todavía una peña en su pueblo con su nombre. Cuando os decidáis a hacerla, contad con un socio extremeño. Cuanto antes, aunque tenéis tiempo, porque a mí me repite una y otra vez que va a llegar a los 102 años como su abuela.

    ResponderEliminar