viernes, 12 de enero de 2018


SORPRENDENTE INACTIVIDAD DE LA SALA FOSFORITO


Hace más o menos un mes, encontrándome en internet sumergido en mi insistente búsqueda diaria de cuestiones flamencas, me encontré con la feliz noticia de que en San Fernando se va a construir un museo en honor al gran José Monje Cruz, conocido por todos como Camarón de la Isla. Abrí el enlace y me crucé con este muy interesante párrafo: “El nuevo espacio contará con cuatro salas que permitirán hacer al visitante un recorrido por toda la vida y la proyección del cantaor, completadas con una sala polivalente para exposiciones temporales que complementen la temática y discurso expositivo del centro, y otra sala ludo-educativa que traslade al visitante el flamenco y sus instrumentos de forma interactiva y pedagógica”. Como consecuencia de esta noticia, en otro lugar de la red, el flamencólogo mairenero Pedro Madroñal, refiriéndose a su anhelo de disfrutar, en Mairena del Alcor, de un museo dedicado al gran Antonio Cruz García, escribía: “Porque los principios que sustentan su labor de promoción, investigación y revalorización del Arte Flamenco resultan los mejores cimientos para un proyecto museístico dinámico con carácter didáctico e investigador, un Museo moderno de Arte Flamenco”. Bien, estimados amigos, toda esta perorata viene a cuento por el estado de inactividad, desde el punto de vista flamenco, en la que se encuentra nuestra flamante Sala Fosforito situada en el Antiguo Convento de Los Frailes. Cuando hace algo más de un año se inauguró, fuimos muchos los aficionados que vimos cumplido un viejo sueño: el de homenajear al maestro como se merece, es decir, con un espacio que recogiese gran parte de su legado artístico, y además sirviese para divulgar el Arte Flamenco a través tanto de su obra musical, como de la totalidad de la tradición sonora jonda de la que desfrutamos en La Puente. Si la primera parte del sueño se ha cumplido, no podemos decir lo mismo de la segunda. Sorprende que, en estos catorce meses desde su inauguración, y en contra de la utilidad que desde el propio Ayuntamiento se le quiere dar (mirad lo que se dice en este enlace: http://www.puentegenil.es/noticia/la-consejera-de-cultura-inaugura-la-sala-fosforito), en dicha sala no se haya desarrollado alguna proyección, conferencia o presentación de actividad flamenca, mas allá de la visita rutinaria de los turistas que recibimos. Un museo, en este caso una sala museo, carente de actividad divulgativa e investigadora es un ente muerto que no aporta absolutamente nada. El Flamenco de Puente Genil, creemos, tiene la categoría suficiente, el contenido idóneo y la trayectoria adecuada para convertir dicha sala en un centro idóneo de investigación y divulgación del Arte Flamenco, que sea un referente en toda la comarca. Lo tenemos todo para que sea una realidad más pronto que tarde: personas eficientes para dirigir el proyecto y el material jondo idóneo, mas nos falta, cuanto menos de momento, la voluntad política oportuna. Alguno me diréis que esto cuesta dinero, cómo no, por lo que, a lo mejor, deberíamos de pensar en modificar la utilización de la partida económica que anualmente se le asigna a la Concejalía de Promoción y Desarrollo del Flamenco. Una sugerencia: quizás quitando un poco, cada año, de nuestro festival -la presente edición nos ha costado, si no recuerdo mal, cerca de 52000 euros; por cantidades sensiblemente menores se están diseñando, en otros festivales, carteles de semejante categoría y éxito- Ahí lo dejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario